Archive | Bloguer@ invitado de la semana

Tags: , ,

El espectáculo/reality show para conseguir determinados propósitos

Publicado en 17 octubre 2011 by admin

Ruben Peralta RigaudPor el bloguero invitado de la semana: Ruben Peralta Rigaud (@cocalecas)
Blog:  Cocalecas

Truman es un hombre atrapado por una realidad impuesta, ficticia, creada por una gran cadena de televisión para servir de espectáculo a las masas, en un reality show total, para aumentar la audiencia. Como en el mito de la caverna de Platón, en el que unos individuos están encadenados desde su nacimiento en una cueva y solamente pueden ver las sombras que les llegan desde el exterior. La liberación se hace posible cuando uno de ellos se escapa y vuelve para contar a los prisioneros lo que sucede en el exterior, lo que les incita a escapar, después de haberlo tomado por loco y mofarse de sus cuentos. También en el siglo XVII Calderón de la Barca hizo dudar a su personaje Segismundo si la vida no sería un sueño.

The Truman ShowTruman ha nacido y se ha criado en un inmenso set de cinematografía, manejado desde afuera por los directivos de la cadena y el productor. Al igual que en la Caverna de Platón, Truman solamente conoce lo que ve, su realidad. Cuando alguien que viene del mundo real le dice que todo, su familia, su trabajo, sus amistades, es un simulacro, se niega a creerles. En un momento dado, Truman decide dudar de todo.  Es el momento en que comienza su liberación de las cadenas y el conocimiento de lo que existe fuera de aquel mundo falso.

Cuando todo se deshace, cuando Truman logra terminar con aquel show que ha durado más de 30 años, los espectadores alaban la decisión de Truman de abandonar la ciudad pero inmediatamente después se olvidan de todo y cambian de canal en busca de otro programa que les entretenga. « ¿Qué más ponen?» pregunta uno los espectadores. Las cosas sólo duran mientras existen en televisión.

La película es una alegoría de una sociedad que depende de la realidad mediática, de la ambición de los medios que realizan cualquier cosa por obtener beneficio económico, de la incapacidad para buscar otros caminos diferentes al del espectáculo.

Existen antecedentes en la literatura, el cine y la TV de realidades simuladas. La novela de Orwell 1984 (escrita en 1949) nos sumerge en un mundo en el que una entidad superior lo controla todo, El Gran hermano.  En 1959, Philip K. Dick escribió la novela Time Out of Joint, en la que un personaje vive en un 1959 alternativo, idílico y eterno, donde el entorno que lo rodea es simulado para proveerle una estabilidad emocional y aislarlo de la verdadera realidad.

Dentro del campo de la ciencia ficción, es preciso mencionar también la novela Starship de Brian Aldiss, en el que dentro de una nave espacial gigante miembros de una tribu viven en un mundo cerrado en un túnel. Este túnel está aislado del resto de la nave por abundante vegetación y la tribu permanece ignorante de la existencia de un universo más allá de los límites del túnel; finalmente, unos niños cruzan los arbustos y llegan al mundo exterior, poblado por otras tribus. Una película de George Seaton, 36 Horas, rodada a principios de los sesenta y que narra la historia de un oficial del ejército americano (James Garner), que conoce los planes del Día D para invasión de Normandía, es apresado accidentalmente por los alemanes unos días antes de que se lleve a cabo la operación. Los alemanes, aprovechando que Garner está inconsciente desde su apresamiento a causa de una explosión, construyen rápidamente una réplica de un pequeño hospital americano, y tratan de convencerlo de que ahora vive en 1950, que América ganó la guerra y que ha perdido la memoria durante los últimos seis años. Todo ello con la intención de que él les revele los planes de invasión con el fin de prepararse.

En la serie de TV The Twilight Zone en su episodio de 1960, A World of Difference, trata sobre un individuo que comienza a descubrir que su vida se trata de una historia armada y transcurrida en un set de televisión.

Felipe Jiménez Luna, un director español, había realizado en 1996 un cortometraje, Te lo mereces,  de 18 minutos, que cuenta una historia similar, la de un joven (interpretado por Carlos Iglesias) que desde su nacimiento ha vivido para un programa de televisión. Cuando descubre que todo ha sido falso, esta vez en el mismo plató, sus padres, sus novias, su mujer y sus hijos son actores, el mundo se le cae encima, pues ha quedado sin trabajo y sin familia.

Tal vez sea la forma en que algunos directores o autores nos quieres advertir acerca de la manipulación en los medios, tal vez al escribir esto, solo pensaron que nunca llegaría a pasar, lo que si es cierto, es que estamos viviendo en la era en que la televisión ya es parte nuestros realitys shows, es decir, parte de nuestras vidas.

Comentarios (0)

Advertise Here
Advertise Here

Eventos de Interés

Tweets